14 de agosto de 2008

Si San Miguel de Escalada no estuviera en León, no recibiría el trato que recibe



COMARCAS
La joya del mozárabe español, San Miguel de Escalada, en "abandono permanente" A los actos de vandalismo de los que es víctima el monumento, hay que sumarle las desatenciones en limpieza y acondicionamiento de la zona además de las negativas emitidas desde las instituciones para colaborar con su mejora, según indica la alcaldesa de Gradefes, Ana Ferreras

Ana Puente14/08/2008

"Si San Miguel de Escalada no estuviera en León, no recibiría el trato que recibe". Ana Ferreras, alcaldesa de Gradefes, no tiene pelos en la lengua para gritar una verdad que considera a todas luces una "irresponsabilidad, abandono y falta de respeto institucional". En el municipio que gestiona se encuentra la joya del mozárabe español, la obra de mayor importancia dentro de este arte desarrollado entre los siglos IX y X, y por ello denuncia el "abandono permanente" del que está siendo víctima la construcción. San Miguel de Escalada, ubicado en la ribera del Esla, recibe escasas atenciones por parte de la Junta de Castilla y León y también de la Diputación, según señala Ferreras: "Nadie se encarga de eliminar los tachones, las pintadas y los dibujos realizados por algunos vándalos, que conviven con las inscripciones milenarias". A este desinterés hay que sumarle el nulo cuidado que desde la Junta realizan en los alrededores del templo mozárabe.Ferreras asegura que desde la institución autonómica se comprometieron a llevar a cabo los trabajos de limpieza y de acondicionamiento de su entorno, algo que "se ha quedado sólo en palabras". Por esta razón, ha tenido que ser el propio Ayuntamiento de Gradefes quien destine tres mañanas a desbrozar el entorno exterior del monasterio, pero no han podido evitar que la maleza 'se coma' los restos arqueológicos de la parte trasera del monasterio, ya que los empleados municipales no pueden trabajar, dado el valor de estas piezas.

"¿Qué son esos números?"

Por otro lado, la alcaldesa socialista denuncia que hay más de 10 testigos caídos en diferentes puntos del inmueble, testigos colocados hace unos 20 años para hacer un seguimiento de posibles deslizamientos o realizar estudios geológicos del edificio que a su juicio nadie hace, lo que deja a Escalada a merced de 'accidentes' como el derrumbe del ara y parte de un ábside hace pocos años. "Es una vergüenza, desconocemos si la Junta controla algo la estructura, y mientras los visitantes nos preguntan qué son esos números caídos por todas partes", detalló Ferreras. En cuanto al parking ejecutado por la Consejería de Medio Ambiente frente al monasterio hace dos años, Ferreras ha denunciado que continúa sin asfaltar, de modo que pese a estar señalizado preferentemente para autobuses, estos no pueden acceder a él sin riesgo. La alcaldesa ha indicado que "hemos pedido por escrito a la Diputación que lo asfalte pero ni nos han respondido".Del mismo modo, las farolas instaladas por la Diputación desde el pueblo al monumento "siguen sin funcionar porque se han dado cuenta ahora, dos años después, de que no se pueden enchufar en ningún sitio" por falta de potencia eléctrica, y eso pese al "gran esfuerzo" realizado por el Ayuntamiento para ejecutar un nuevo tendido eléctrico, con un gasto de 17.000 euros.

Sin respuesta desde la Junta

Ferreras ha señalado que hace un año solicitaron a la consejera de Cultura una reunión para tratar el tema, pero "ni siquiera hemos obtenido respuesta". La alcaldesa del municipio censura la "falta de respeto institucional con este Ayuntamiento" y recuerda que la Junta no ha detallado aún "qué objetivos tiene, cómo será el Plan Director que aseguran que están preparando, el centro de visitantes del que hablan, la proyección de un audiovisual sobre la torre románica... pero no sabemos nada de nada".

Más de 2.500 visitas guiadas al año

En cambio, Ferreras destacó el éxito que cosechan las visitas guiadas que impulsa el propio Ayuntamiento de Gradefes desde su implantación el verano pasado y que limitan a un solo día (el lunes) el cierre turístico de Escalada, que hasta entonces era de dos días y medio.En doce meses, un total de 2.664 personas han hecho uso de este completo servicio, junto a otras 1.450 personas que sólo en el último mes se han dirigido a la nueva oficina de turismo ubicada junto al edificio por el municipio y que permanecerá abierta todo el verano por iniciativa, una vez más, exclusiva del municipio.Visitantes llegados desde distintos puntos de la geografía española como Valencia, País Vasco, Ciudad Real, o Sevilla, o de procedencia internacional como Suiza, Alemania o Japón disfrutan en sus visitas de una joya, que brilla con luz propia a pesar de las desatenciones de las que es víctima.

de leonoticias.com