27 de septiembre de 2008

Masificación de Alumnos y desplazamientos obligatorios sólo en León.

Sólo ocurre en la provincia leonesa y, por tanto, es ésta una región donde existe un «agravio comparativo» que «perjudica» a la calidad de la enseñanza en León.

La Junta de Personal Docente se concentró ayer en la Dirección Provincial de Educación

Los sindicatos envían una carta al consejero de Educación para pedir el cese de Mercedes Fernández

Las discrepancias que mantienen los sindicatos leoneses con la directora provincial de Educación, Mercedes Fernández, llevaron ayer a una treintena de profesores a ejemplificar su enfado ante la misma puerta del despacho de la responsable del área en León, quien eludió cualquier tipo de encuentro con los manifestantes y prefirió obviar las quejas de quienes imparten clase en los centros de Secundaria.

El rechazo a la gestión de la dirección provincial lo motiva la «masificación» de alumnos en los institutos como consecuencia de las «amenazas e imposiciones» que están recibiendo los equipos directivos para que modifiquen su organización, a pesar de que la LOE les concede autonomía en este aspecto.

La Permanente de la Junta de Personal Docente, formada por Anpe, Aspes, CC.OO., CSI-CSIF, Fete-UGT y Stecyl, convocó para ayer una concentración en la delegación del área en la capital con ánimo de apuntalar una cita con Mercedes Fernández, pero ni los gritos, ni la proclamas de los profesores, tampoco las pancartas, consiguieron despertar el propósito.

Aunque aún queda tiempo para resolver la situación en los próximos días, los agentes sociales proseguirán con las movilizaciones y ya han convocado una huelga para el 7 de octubre. Ese mismo día repetirán protesta a las doce de la mañana ante la dirección provincial de Educación. Además, la Junta de Personal Docente enviará una carta al consejero Juan José Mateos donde exige el «cese» de la encargada del ramo en la provincia.

Con plantilla «suficiente»

Una decisión motivada porque las agrupaciones sindicales no entienden como se puede obligar a agrupar a los escolares hasta llegar a las ratios máximos marcadas por ley, de treinta estudiantes en la ESO y de 35 en Bachillerato, y a suprimir optativas, «lo que fuerza a muchos jóvenes a tener que desplazarse de un centro a otro para recibir las clases». Lo consideran un batacazo a la calidad de la enseñanza, máxime cuando «hay personal suficiente para poder tener ratios en torno a los veinte alumnos por aula», sobre todo después de que la consejería haya incrementado el cupo de docentes en 184,5, hasta llegar a los 6.274 de este curso. El presidente de la junta de personal, Jesús López, cree que estas prácticas responden a una estrategia para llegar a una reducción «drástica» de las plantillas el próximo año y solicitó a Mercedes Fernández una reunión urgente con los afectados para «dar marcha atrás» a su postura y «permitir a los centros organizarse».

López, que también es el responsable del área en UGT, recordó que esto sólo ocurre en la provincia leonesa y, por tanto, es ésta una región donde existe un «agravio comparativo» que «perjudica» a la calidad de la enseñanza.

diario de león