10 de noviembre de 2008

Cartas 1

Bajo el grito de "Proletarios del mundo, uníos", los trabajadores de hace dos siglos se manifestaron, hicieron huelgas y protestaron para conseguir que se respetaran sus derechos, las reducciones horarias de trabajo, la exclusión de los niños y la reducción de las jornadas femeninas, así como el derecho a voto universal. ¿Por qué digo esto? es simple, hoy en dia esos sindicatos que tanto lucharon para alcanzar sus objetivos en el pasado, están tan interesados en los problemas de los trabajadores que protestan continuamente, tan esforzados ellos, nótense aquí mis punto de ironía, y que los sufridísimos dirigentes compran cajas fuertes mientras los trabajadores observan como no se hace nada para frenar las medidas que "sugieren" a las empresas la "posibilidad" de trabajar once horas al dia durante seis días a la semana, ¿Qué será lo próximo, la legalización del trabajo infantil? ¡Y yo sin saber qué hacer aquí, cuando podría estar limpiando máquinas!

Sin embargo, si los trabajadores ven que su jefe sindicalista no hace nada, ¿por qué no se movilizan ellos? En el siglo XVIII no existían los sindicatos, pero los trabajadores se agrupaban para luchar, ¿por qué aquellos hombres y mujeres peleaban en su situación y los actuales se quedan sin hacer nada?

Hay que perder, sí, en la vida siempre hay algo que perder, pero también hay por lo que luchar. Solo hay una cosa clara si no se intenta no se consigue y al menos debemos honrar la memoria de aquellos que lucharon por la libertad y los derechos obreros.

Los de enfrente tienen mucho más que perder.

TRINY (15 años)