19 de noviembre de 2008

El peso de lo autonómico se hace notar en la que fue nuestra Caja


Del Nuevo libro de Máximo Soto, recordamos el pasado de la Vieja Caja León.


"Había que controlar los recursos leoneses desde el ente. Y borrar una huella leonesa más.
Burla, burlando, en el año 2004 el señor Lagartos, y no por ser él, sino por lo que dice, nos asusta un poco más. Quiere: "acabar con la competencia entre León y Valladolid". ¿Acaso de salida no ve donde está el poder autonómico, las instituciones y el dinero de la Comunidad?, o, ¿es por que así lo ve?
Pretende anular ese enfrentamiento secular orquestando "tres direcciones territoriales", una de ellas: Valladolid. ¿Para qué?, ¿para contentar al ente? Y promete ir una semana al mes, como mínimo, a vivir allí, a la mal llamada capital regional.

Al parecer -ignoro si él conoce la razón-, los vallisoletanos econó­micamente no contaban con la Caja. Y eso que había desapareci­do el escudo de León.
"