17 de noviembre de 2008

Cartas 2

Hace pocas semanas, pudimos leer en la prensa, airadas cartas de probos ciudadanos que se quejaban de que los trabajadores, que recientemente habían visto desplazado su centro de trabajo al Polígono de Onzonilla, reclamaban transporte gratuito hasta dicho polígono. Aducían las cartas en cuestión que dichos trabajadores buscaban un beneficio "a costa de todos".


Dejando aparte el hecho de que dicha reclamación iba dirigida a la empresa en la que trabajaban, por lo que no se trataba de pagar dicho transporte con el dinero de nuestros impuestos, no deja de maravillarse el Húsar de la concentración de personas "preocupadas por el dinero de todos" que existen en nuestra ciudad, nuestra provincia y nuestra región leonesa.

Suponemos que, por el mismo motivo anterior, los citados ciudadanos estarán también en contra de que los empleados del Hospital de León tengan plazas gratis en el recién inaugurado aparcamiento del hospital.

Tal vez, todos esos "preocupados" ciudadanos debieran echar un vistacín a lo que sucede en otras regiones no tan distantes, sin ir más lejos en la vecina castellana que nos sojuzga, en la que "los dineros de todos" (en este caso sí, porque proceden de nuestros impuestos no de las ganancias de una empresa) se gastan con una alegría digna de mucha mejor causa.

En el Norte de Castilla del pasado 8 de Octubre (Noticia) encontramos el siguiente titular.

Los trabajadores del Hospital Rio Hortega de Valladolid tienen reservadas 350 plazas gratuitas en el aparcamiento del Hospital y también tendrán bonobus gratuito para ir al trabajo

Leyendo el artículo nos enteramos de que, aparte de esas 350 plazas gratuitas, el resto de estacionamientos tendrán una tarifa reducida para los trabajadores del Sacyl y que, además, CCOO reclama un autocar que recoja a los trabajadores en varios puntos de la ciudad, algo que Sacyl no contempla llevar a efecto por el momento.

Mientras, en el Hospital de León, los trabajadores deben pagar religiosamente el aparcamiento o el bonobús siendo (¿o no?), exactamente igual que los de Valladolid, empleados del SACYL pero, curiosamente, a ningún "probo leonés", de esos que denuncian airados excesos "a costa del dinero de todos", parece preocuparle el hecho de que el SACYL, una vez más, y con el dinero de todos los trabajadores LEONESES otorgue ventajas únicamente a los trabajadores CASTELLANOS. ¿O es que solo les duele el dinero gastado en León?

Y en este punto es cuando el Húsar, con toda la razón de la que es capaz de imprimir en una lógica aristotélica, se pregunta ¿Parecemos tontos o lo somos en realidad? La cuestión corre el peligro de convertirse ya en un dilema, cuando no en toda una duda metódica.


Colectivo de Opinión "Tiburcio Fernández Álvarez"

www.husartiburcio.blogspot.com