16 de diciembre de 2008

Cartas 6

Patrimonio, economía y otras ideas peregrinas

Llevo unos días que no quepo en mi cuerpo, cada mañana al levantarme pienso, con aprensión, en qué noticia, mala o peor, encontraré en los medios de comunicación y la verdad es que el nivel de preocupación está alcanzando límites insospechados.

Hace pocos días nos enteramos de que la Muralla leonesa sigue “perdiendo” piedras porque las que caen ni son recogidas ni catalogadas.

El próximo 29 de Diciembre hará dos años de la convocatoria, por parte de ComunidadLeonesa.ES, de una manifestación en defensa del patrimonio. Estoy segura de que Uds. recordarán los motivos de la misma: caída de gárgolas de la Catedral, de un pináculo de San Isidoro, hundimiento del ara de San Miguel de Escalada, reventón de una columna en Santiago de Peñalba, caída de un cubo de la Muralla de Mansilla, caída de piedras de las Murallas de León que incluso hirieron a un joven leonés que, al parecer, sigue esperando una indemnización justa, etc., etc.

Antes de dicha manifestación, concejales del Ayuntamiento de entonces, algunos de los cuales siguen siéndolo del actual, declararon su preocupación y compromiso para con la situación del patrimonio pero dos años después las cosas poco han cambiado ¿tendremos que salir nuevamente a la calle los leoneses para pedir responsabilidades?

Después nos encontramos con la noticia de que el pleno del Ayuntamiento de León, puestos de acuerdo los tres grupos municipales, UPL, PP y PSOE, ha aprobado pedir al Gobierno Central que se instale otra cárcel “en algún lugar de la provincia”, con la justificación de que “se crearán 600 puestos de trabajo” y que “hay muchos funcionarios leoneses por el resto de España que así podrían volver a León”.

Creí haber leído mal pero no, el pleno del Ayuntamiento de León, como si no tuviera ningún otro problema, se dedica a “pedir para otros” porque la cárcel debe realizarse “donde haga más falta”. ¿Dónde queda la autonomía municipal del resto de los ayuntamientos? ¿De pedir para la provincia, por qué no piensan en más hospitales? Podrían solicitar mejores dotaciones para el Hospital del Bierzo, que funcione como hospital el de Villablino y que se construyan sendos hospitales para La Bañeza-Astorga y para la Montaña Oriental. La construcción y acondicionamiento de los mismos también crearía empleos, posibilitando que médicos, enfermeras y otras categorías de funcionarios leoneses que viven fuera pudieran solicitaran el traslado, al tiempo que ayudaría a mejorar la calidad de vida de los enfermos y sus familias que no tendrían que desplazarse hasta la capital para cualquier ingreso.

Y para “fin de fiesta” el Ayuntamiento de León ha presentado a la Junta un proyecto para recuperar las huellas romanas de la ciudad. En un principio la noticia debiera ser positiva, al implicar a la administración autonómica, tan poco amiga de invertir en patrimonio leonés, pero proponer que se amplíe la cripta ya existente, excavando bajo los cimientos de la Catedral, para mostrar más extensión de las termas romanas, es jugar con fuego. Sinceramente no puedo dar crédito, después de que para la Comisión de Patrimonio de la Junta los “Principia” de la Legio VII, fueran restos sin valor, no creo que debamos “dar ideas” de cómo destruir nuestro patrimonio.

¿En qué están pensando nuestros representantes municipales? ¿No tiene suficientes necesidades nuestra Catedral (mal de la piedra, 1.800 m2 de vidrieras más de la mitad todavía sin restaurar, etc.) para que nos dediquemos a “urgarle” en las entrañas con el consiguiente riesgo que conlleva? ¿No existen lugares en León para excavar y poner en valor ruinas romanas que la pueblan sin hacer peligrar la mejor maravilla que tenemos?

Señores políticos, con la cantidad de monumentos, ruinas y vestigios de todas las épocas que hay en León esperando su puesta en valor, con la cantidad de problemas (económicos, vecinales, circulatorios, etc.) que tiene nuestra ciudad para resolver, hay que tener imaginación pero “los experimentos con gaseosa” y más aún tratándose de nuestra Catedral, buque insignia del turismo leonés.

Un poco de cordura y sensatez, para variar, serían bienvenidos.

Alicia Valmaseda